El rol de la comunicación y las “fake news” en el proceso electoral salvadoreño

Redacción: Carlos Cruz*

Actualmente El Salvador vive un periodo de campaña previo a las próximas elecciones presidenciales, a realizarse el 3 de febrero 2019. Un proceso clave para el país, pues, ante la crisis social actual es determinante la elección del candidato más idóneo a ocupar el cargo de Presidente de la República.

Sin embargo, este proceso se ha vuelto complejo por una serie de situaciones; desde el claro intento de bloqueo hacia la participación de uno de los actuales candidatos a la presidencia, pasando por la cancelación de partidos menores hasta la polémica del principal partido de derecha en casos de corrupción y desvío de fondos del Estado durante sus pasadas gestiones en el Ejecutivo.

No obstante, ante este panorama no puede negarse el papel fundamental de la comunicación para generar la opinión pública, tanto a favor como en contra de los candidatos en contienda. Y es aquí, donde es necesario recordar la vigencia del Experimento de Sherif, uno de los experimentos sociales realizados en 1954, que aborda la generación de prejuicios sociales y su uso aplicado en la manipulación de un amplio sector de la población de una nación.

Experimento de Sherif

“El experimento del punto luminoso de Muzafer Sherif tuvo como fin el estudio de la conformidad psicológica. Fue diseñado para medir hasta qué punto un participante, al pedírsele que resolviera un problema difícil, compararía (y adaptaría) su respuesta a la de los demás participantes (un tipo de conformidad llamado influencia social informacional). El experimento consistía en la proyección de un punto luminoso en una sala oscura. La prueba demuestra que cada individuo por separado ve el punto a una distancia concreta, mientras que, al consensuar con el resto de miembros del grupo, la opinión se unifica. Así, se puede observar que la opinión personal de los participantes se adapta a las opiniones generales del grupo. Esto explica cómo es que una población entera, a pesar de la evidencia en contra, puede llegar a sostener una idea distorsionada y creer que es real”. [1]

Lo anterior cobra fuerza, en el contexto informacional actual donde en El Salvador se da una infoxicación a cargo de múltiples sitios web que se encargan de generar noticias falsas (Fake News), con el objetivo de atacar la imagen de algún candidato a la presidencia y a la vez realzar la figura del “candidato idóneo” con el cual simpatiza el medio. ¿Pero esta situación siempre se ha dado motivado por la pauta publicitaria y la compatibilidad ideológica, qué es lo preocupante entonces?

No es un misterio que los medios de comunicación privada primordialmente son empresas, las cuales buscan su subsistencia y generación de ganancias a través de la venta de espacio publicitario y posibles convenios con sectores de poder afines en ideología. La situación se complejiza gracias al impacto de las redes sociales. El nuevo paradigma político es innegable, para muestra en Brasil, el uso de las redes sociales fue determinante para concluir con la elección de Jair Messias Bolsonaro como nuevo presidente y el retorno de la derecha al poder.

Es entonces que surge la necesidad de generar espacios de análisis político sobre quiénes son los candidatos a la presidencia y sobre todo el de revisar punto por punto las propuestas de campaña; ya que a diario medios digitales tienden a compartir literalmente las mismas notas e imágenes, con leves cambios a veces, dejando en evidencia la producción y distribución de contenido tendencioso que solo busca elevar la opinión pública a favor de uno y en contra del resto de participantes.

Debe recordarse que los medios de comunicación tienen el compromiso de informar, orientar, educar y entretener. Pero en el panorama político actual, se incumple el primero desde la visión objetiva; lo cual se complica más con la constante aparición de nuevos medios cuya esencia son las “fake news” al servicio de uno u otro sector partidario.

Por ello es importante que, hoy más que nunca, desde las instituciones que forman periodistas se enseñe, promueva y enfatice la necesidad de ejercer la ética periodística y el compromiso social que se deriva del carácter humanista del periodismo. No debe pasarse por alto que, la comunicación es un arma poderosa que ha servido a lo largo de la historia de la humanidad para la instalación de doctrinas; cuyo culmen ha sido la transformación de los sistemas políticos y modelos económicos, aunque en gran medida al servicio de grupos oligárquicos.

Si no se toma consciencia del compromiso que el periodismo implica, surge la pregunta cuya respuesta es incierta y temible. ¿A quién elegirá el pueblo salvadoreño como su nuevo presidente? ¿Seguirán los sectores pobres votando por un partido de ricos que ha hecho uso indebido de los fondos del Estado? ¿Seguirán muchos creyendo en los cambios? ¿O la mayoría creerá ciegamente en la figura de un salvador, motivados por el descontento partidario?

*Carlos Cruz, docente del Departamento de Periodismo, 
Facultad de Ciencias y Humanidades, Universidad de El Salvador.
[1] ICONOCLASTA. (2017). El Experimento de Sherif. ICONOCLASTA, 15-16.

Artículo original publicado en Esfera Pública un proyecto virtual del personal docente del Departamento de Periodismo, Facultad de Ciencias y Humanidades, Universidad de El Salvador (UES), que desea promover la información, el análisis, la interpretación y la opinión sobre las áreas académicas que abordan la realidad de la comunicación y la información en el marco del desarrollo del país sin desconectarlo del ámbito centroamericano e internacional.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s